lunes, 23 de mayo de 2016

Darth Vader. Tomo 1

Al igual que hiciera con la serie Star Wars, Planeta recopila en tomo el primer arco argumental de la serie protagonizada por Darth Vader, en la que se muestra la acción desde la perspectiva del Imperio. Kieron Gillen se encarga de los guiones y el español Salvador Larroca aporta su veteranía para dar lustre al apartado gráfico.


Cuando se anunciaron las series que iban a formar parte del relanzamiento de los cómics de Star Wars por parte de Marvel, sorprendió la cabecera dedicada a Darth Vader como una de las dos series mensuales previstas. Después se supo que la intención de Marvel era mantener las dos series en paralelo, relacionadas entre sí, pero ofreciendo dos puntos de vista opuestos respecto a los acontecimientos que tienen lugar en ambos títulos. Así, ambas series explotan el concepto de Universo Compartido para ofrecer una visión más amplía de lo que sucede, eso sí, manteniendo la independencia de cada una de ellas, de forma que se puede seguir cualquiera de ellas sin necesidad de leer ambas (aunque la experiencia mejora si se pueden leer las dos a la vez).

La acción de este primer arco argumental se sitúa justo después de los acontecimientos narrados en la serie Star Wars y nos muestra como debe lidiar Darth Vader con el fracaso de la destrucción de una de las principales fábricas de armas del Imperio a manos de los rebeldes. Sin la confianza del Emperador deberá conseguir un acuerdo con los Hutt para establecer una línea de suministros lo que le llevará de nuevo a su Tattoine natal donde revivirá parte de su pasado. Mientras tanto, Vader llevará a cabo su propia agenda para descubrir la identidad del rebelde que destruyó la Estrella de la Muerte y para recuperar su base de poder frente al Emperador.

A diferencia de la serie Star Wars, en la que Jason Aaron parece constreñido por la necesidad de ofrecer espectáculo continuo al servicio del fan, en Darth Vader Kieron Gillen parece contar con bastante libertad para desarrollar sus historias y presentar una versión de Darth Vader más compleja y matizada. Las intrigas dentro de las filas imperiales, la actividad militar y la exploración del lado más oscuro del Universo Star Wars son los elementos clave con los que juega Gillen para ofrecer una propuesta muy entretenida que además aporta una interesantes novedades y personajes de nuevo cuño. Resulta muy atractivo las suspicacias que hay entre Vader y el Emperador que llevan a cada uno de ellos a buscar bases de poder con las que contrarrestar cada uno al otro. En este punto Gillen juega muy bien sus cartas apostando por el pasado de la saga (el ejercito de androides) y por creaciones nuevas (los ciborgs capaces de controlar la Fuerza).

Respecto a las nuevas creaciones, la experta en androides supone un interesante contrapunto a Vader, no tanto en el plano moral, como en el emocional ya que es un personaje que no tiene reparos en expresar lo que siente y no para de hablar. El punto de genialidad lo aporta la pareja de androides disfuncionales, asesinos y torturadores que son una especie de reverso oscuro de C3PO y R2D2 y que suponen todo un acierto a la hora de aportar toques de humor, aunque sean macabros.

En el apartado gráfico nos encontramos al mejor Salvador Larroca en mucho tiempo. Volvemos a encontrarnos con el estilo que le encumbró en la cabecera de Iron Man y que le sienta de maravilla a Darth Vader y al universo de Star Wars. Aunque aún se le aprecia algún vicio digital, el uso de los recursos informáticos está mucho mejor integrado con el dibujo y el resultado es sumamente satisfactorio. Además, en esta ocasión el uso de referencias fotográficas para las caras de los personajes está plenamente justificado ya que consigue una fiel aproximación a los personajes de la saga galáctica.

Esta serie, nacida como una especie de hermana menor del título principal de la franquicia, ofrece una excelente arco argumental de partida y todo parece indicar que aportará más de una agradable sorpresa e interesante aportaciones a la mitología de Star Wars.

sábado, 21 de mayo de 2016

Reseñas. Conquistador 2

Norma Editorial retoma la serie Conquistador con este segundo tomo integral que cierra este relato mezcla de drama histórico, aventuras y terror, servido por el veterano Jean Dufaux e ilustrado por Philippe Xavier. Una segunda parte en la que los elementos fantásticos y el relato de supervivencia dejan paso a las intrigas y las luchas de poder en la que gana protagonismo la figura de Hernán Cortés y del emperador Moctezuma.


Podéis leer la reseña completa en Zona Negativa.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Hoy me ha pasado algo muy bestia

La novela de Daniel Estorach, Hoy me ha pasado algo muy bestia, por fin recibe su merecida adaptación al cómic y lo hace de la mano de El Torres y Julián López quienes dan nueva vida a esta historia de superhéroes urbanos ambientada en la Barcelona actual.


El primer atisbo de esta adaptación de la novela de Estorach lo tuvimos durante el Saló del Cómic de Barcelona del año 2014 cuando Norma regaló un cuadernillo con parte del primer capítulo de esta obra. Lo que allí se mostraba era el enfrentamiento entre un enmascarado con poderes y un grupo de pandilleros de los que no dejaba ni uno en pie. En esas pocas páginas se podía apreciar una cuidada atención al producto con un dibujo excelente, una narrativa clara y fluida y un coloreado a la altura de cualquier cómic USA. Sin duda se trató de una previa que despertó bastante interés y que dejó con ganas de ver la obra completa. Tres años hemos tenido que esperar para ver el resultado final pero puedo asegurar que la espera ha valido la pena.

La historia comienza cuando Daniel, un joven de Barcelona, despierta tras sufrir un extraño episodio de violencia en el que se enfrenta a su vecino maltratador y al que acaba dando una paliza. Este comportamiento impropio de él viene acompañado de una revelación aún más extraña: no tiene ni un rasguño tras la pelea y su fuerza parece haber aumentado considerablemente. Sorprendido por estos extraños poderes no tarda en volver a verse involucrado en una nueva pelea donde confirma sus recién adquiridas habilidades. Pronto descubre que su caso no es único y que existen otros sujetos con habilidades increíbles como las suyas. Esta nueva revelación le hace replantearse su situación y asume que el don que tiene ha de servir para algo por lo que colaborará con otros seres especiales como él para intentar detener una ola de desapariciones de niños que asola la ciudad. Pero descubrirá que sus poderes y el uso que hace de ellos tienen un precio, que puede ser demasiado alto para él.

El trabajo de Torres y López recuerda mucho, por su estilo y calidad de factura, a algunas obras recientes de Image y deja bien claro que el cómic de superhéroes hecho en España no tiene nada que envidiar a lo que se hace en los USA. Basándose en el material de Estorach, el trabado de guionista y dibujante resulta fresco y estimulante. Aunque la propuesta no sea excesivamente original, sus planteamientos y su desarrollo son un ejemplo perfecto de cómo hacer un cómic de superhéroes actual pero que conserve todas las claves fundamentales del género y se pueda disfrutar de principio a fin sin artificios.

En la obra se aprecia mucho amor por el género superheroico y también un gran conocimiento del mismo. La estructura escogida para construir el relato, en base a capítulos, recuerda a la serialización en grapa habitual del cómic USA, dando al conjunto la apariencia de un recopilatorio de una serie aparecida previamente en grapa. Esta estructura hace que cada capítulo tenga su propia entidad, que pasen cosas y que la trama y los personajes avancen, algo que influye positivamente en el ritmo de la obra y su capacidad para mantener el interés del lector a medida que avanza la trama. Otros detalles que demuestran el cariño de los autores por los superhéroes es la multitud de referencia a cómics clásicos que aparecen a lo largo de la obra, ya sea por comentarios en boca de los protagonistas ya sea por viñetas que rinden homenaje a planchas míticas del género.

El excelente trabajo de adaptación de Torres está perfectamente respaldado por el excelente arte de Julián López quien con un estilo moderno y directo plasma con gran acierto el mundo realista en el que tiene lugar la acción. Eso no quita que cuando tiene la ocasión se desmelene con viñetas de gran formato, de composición arriesgada o de gran impacto visual.

En definitiva, estamos ante una estupenda adaptación que no deja de ser un cómic de superhéroes muy potente, con factura moderna y regusto clásico que sin duda satisfará a quienes hace tiempo que buscan historias de superhéroes más puras que no sean un homenaje al pasado sino una reinvención adecuada para tiempos moderno.

Podéis saber más sobre esta obra en la página de la editorial.

sábado, 14 de mayo de 2016

Reseñas. Ekhö mundo espejo 4. Barcelona

En el reciente Saló del Cómic de Barcelona, Ekhö recibió el premio especial del público, lo que supone un espaldarazo popular a esta entretenida serie creada por Christophe Arleston y Alessandro Barbucci. La última entrega de la colección lleva las aventuras de Fourmille y Yuri hasta las calles de la versión del Mundo Espejo de Barcelona donde tendrán que resolver un robo y la misteriosa desaparición de unas cuantas mujeres jóvenes. Artistas, chicas guapas, magia y muchos gatos en la entrega más divertida de la serie hasta el momento.


Podéis leer la reseña completa en Zona Negativa.

martes, 10 de mayo de 2016

Star Slammers

Panini nos ha sorprendido con la publicación de un volumen integral recogiendo toda la saga de los Star Slammers, una obra muy personal del gran Walter Simonson que tuvo una agitada vida editorial en los USA. Todo un regalo para los fans de este autor que permite apreciar la evolución de su arte desde sus tiempos de estudiante en los 70 hasta los años 90.


Tal como explica su autor, el concepto de los Star Slammers surgió en su época de estudiante en la escuela de diseño cuando lo usó como herramienta promocional para una convención de ciencia ficción. Estamos hablando de principios de los años 70 y su carrera en el mundo del cómic profesional aún no había comenzado. Durante tres años estuvo produciendo pequeñas historias de 4 o 5 páginas donde presentó a los Star Slammers, una raza de mercenarios tan letales que habían convertido la guerra en una empresa y en el modo de vida de su sociedad. La idea quedó aparcada durante años hasta que, ya convertido en una figura del mundo del cómic, la recuperó y la convirtió en una novela gráfica que editó Marvel en los años 80. Esta novela narraba el origen de los Star Slammers y no tuvo continuidad  en Marvel. Más de una década después apareció una miniserie de cinco números en sello Bravura de Malibú Cómics que no acabó de publicarse y el último número de la misma lo acabó publicando Dark Horse junto a una historia breve que apareció en Dark Horse Presents. Finalmente, hace un par de años IDW recuperó todo el material y lo publicó de forma ordenada. Es este material el que Panini ha usado para la presente edición.

El tomo se divide en tres partes bien diferenciadas que pertenecen a tres momentos diferentes de la historia de los Star Slammers. La novela gráfica narra el origen de los Slammers. Un grupo de refugiados es enviado a un planeta deshabitado para ser parte de las sádicas cacerías de los Sirianos, quienes retransmiten estas matanzas como si fueran un deporte más. Forjados en la supervivencia, los Slammers se convierten en terribles guerreros que acaban desarrollando su potencial cuando se enfrentan a los Sirianos para recuperar su libertad. En esta novela gráfica, aparecida en 1984, nos encontramos a un Simonson que está camino de convertirse en una de las estrellas del cómic USA de la época y podemos apreciar su estilo característico en su apogeo. Las composiciones arriesgadas, el dinamismo de la acción y las líneas cinéticas junto una rotulación ingeniosa son características que encontramos aquí perfectamente dosificadas y bien utilizadas. El argumento es una buena presentación de los personajes aunque haga más énfasis en la raza que no en los individuos. Aunque tiene características propias de su época, es un relato que ha envejecido muy bien y sigue siendo una buena muestra de ciencia ficción espectacular.

La segunda parte corresponde a la miniserie publicada por Malibú y Dark Horse en los años 90. En ella un grupo de Star Slammers cae en una trampa y son aniquilados mientras atacaban un poblado aparentemente pacífico de telépatas. El único superviviente es hecho prisionero y es trasladado a la capital del Imperio a bordo de una vieja nave de guerra. Por el camino intentan asesinarlo pero consigue sobrevivir al ataque y debe aliarse con sus captores para intentar descubrir quien hay detrás del intento de asesinato y de la trampa en la que murieron los otros Star Slammers. Nos encontramos ante una obra que es mucho más hija de su tiempo que no su predecesora. Son los 90 y aquí encontraremos grandes armas, tipos duros y mujeres más duras y vestidas con poca ropa. Parece el típico caso de autor clásico que debe adaptar su estilo a los tiempos modernos aunque en esta ocasión la cosa no es tan grave ya que parte del estilo de los 90 era herencia directa de lo que había hecho Simonson en los 80 por lo que la adaptación no resulta tan extraña y forzada. En todo caso, se trata de una historia diferente a la presentada en la novela gráfica, ya que aquí se centra mucho más en los personajes y se permite desarrollarlos un poco para conocer su pasado y sus motivaciones. El resultado es una amena historia de acción con algunos momentos espectaculares y algunos apuntes divertidos que no dejan de ser pullas a algunos tópicos de los 90.

La tercera parte del tomo la forman las historias de los Star Slammers que Simonson hizo en su época de estudiante y que suponen una verdadera curiosidad histórica que permite apreciar la formación del característico estilo del artista. En estas página ya se pueden apreciar algunos recursos y técnicas que más adelanteutilizaría en la propia serie o en otras obras.

A pesar de tener en estatus de obra de culto, estos Star Slammers están lejos de ser una obra de referencia dentro del género y tampoco es lo mejor de su autor (eso lo dejamos para su célebre Thor) pero si es una buena muestra del talento de este artista que nunca ha pretendido engañar a nadie y que siempre ha sabido ofrecer grandes dosis de entretenimiento bien hecho.

sábado, 7 de mayo de 2016

Reseñas. La sangre de los cobardes

Yermo Ediciones parece haber encontrado un filón en la obra del belga Jean-Yves Delitte y en esta ocasión nos trae el primer ciclo de la última obra de este artista, La sangre de los cobardes, una obra de intriga ambientada en el siglo XVII entre la campiña inglesa y las remotas islas de Indonesia.


Podéis leer la reseña completa en Zona Negativa.

viernes, 6 de mayo de 2016

Astro City. El día del pesar

Kurt Busiek sigue incansable al frente de la veterana cabecera Astro City, tal como demuestra el último tomo publicado por ECC. Este es un tomo especial ya que recopila números unitarios del presente volumen de la serie y que sirven de ejemplo perfecto para mostrar la esencia de la serie. La otra característica que comparten estos números es que no están dibujados por el artista habitual de la serie, Brent Anderson, sino por un conjunto de dibujantes entre los que se encuentran Tom Grummet y Jesús Merino, lo que representa una oportunidad única para disfrutar de una visión diferente de este fascinante universo superheroico.


Mucho se ha hablado y escrito sobre los problemas que tiene el cómic actual para contar una historia en un comic book de 22 páginas, con su principio y su final y que no se vea afectado por males como el decompressive storytelling o la planificación de las tramas pensando en su recopilación en tomo. Mucho se han alabado experimentos como los de Warren Ellis (Moon Knight) o Alex Tot (Zero) en los que intentaban sacar todo el partido posible al formato grapa pero ha menudo parece que se olvide que Kurt Busiek lleva mucho tiempo defendiendo este formato y en Astro City lo ha utilizado en más de una ocasión con brillantes resultados. Todos los números incluidos en este tomo cumplen con esta característica y demuestran que en las manos adecuadas, las 22 páginas de un cómic en grapa pueden dar mucho de sí.

El tomo contiene seis historias de índole bien distinta pero que tienen en común que todas ellas o bien rinden homenaje a un héroe caído o retirado o bien se centran en el origen de alguno de ellos. En la historia que da título al tomo, un alienígena expía su culpa y rinde tributo a Stormhawk, un miembro de la Guardia de Honor que se sacrificó para derrotar a un tirano espacial. En la segunda se nos presenta el destino de Starfighter, un héroe cósmico que en su madurez disfruta del merecido descanso del guerrero mientras prepara la trasmisión de su legado. También tenemos la historia del origen de la nueva Colibrí y la relación que la une con los dioses de sus ancestros. En otra historia se con cuenta el origen de Araña Licoso, el diminuto miembro de la Guardia de Honor, mientras que en la siguiente nos narran la última batalla de Chibi Americana. Por último tenemos el enfrentamiento final entre la Guardia de Honor y la Pesadilla Viviente con un final totalmente inesperado.

Como en todas las compilaciones de historias independientes, y aunque en este caso todas cuenten con el mismo guionista, nos encontramos relatos que brillan más que otros y que despiertan un interés especial. En este caso el nivel general de todas las historias es bastante bueno y juegan a la perfección con las claves del género, sin renunciar en ningún momento a la espectacularidad y el entretenimiento, pero apostando fuerte por el desarrollo de los personajes y por el lado emocional de las historias. En este sentido destacan en especial la primera de ellas centrada en Stormhawk y, sobre todo, la de Starfighter en la que Busiek combina con mucho acierto elementos de relatos como los de Flash Gordon o John Carter con tramas más superheroicas al estilo de las aventuras de Green Latern o el Capitán Marvel. La variedad de las propuestas unida al talento de Busiek hacen de este tomo uno de los más interesantes del presente volumen de la serie.

El apartado artístico llama especialmente la atención porque permite satisfacer la curiosidad de saber cómo lucen Astro City y sus muchos personajes en manos diferentes a las de Brent Anderson y su estilo clásico. Una vez más la historia más destacada es la de Starfighter gracias al dibujo del excelente Jesús Merino. El artista español también presta su talento a las historias de Colibrí y de la Pesadilla Viviente que lucen tanto en las escenas de acción como en la brillante recreación de los personajes. También está muy acertado Tom Grummet con un estilo dinámico pero clásico. Por su parte Joe Infurnari  y Gary Chaloner se alejan del estilo de dibujo de Grummet y Merino, aunque también del de Brent Anserson, a pesar de lo cual consiguen resultados más que aceptables, como es el caso de la historia de Araña Licosa, narrada con claridad y trazo limpio.

Una vez más Busiek se consolida con autor con regusto por lo clásico capaz no sólo de presentar personajes sacados de patrones clásicos sino también de saber escribir para un formato que parece denostado pero que sigue siendo tan válido como siempre. Un formato que, en las manos adecuadas,  puede dar mucho de sí y como ejemplo de ello tenemos las seis fantásticas historias del tomo.