jueves, 28 de agosto de 2014

Coleccionable Ultimate. Ultimate Spiderman 30: La muerte de Spiderman

La serie del Spiderman definitivo llega a su momento culminante con este arco argumental cuyo título no puede ser más elocuente. Tras más de 150 números de colección regular, Brian Michael Bendis lleva a su fin las aventuras de Peter Parker como Spiderman y para un momento tan significativo le acompaña de nuevo Mark Bagley, el artista que inició la serie y se mantuvo en ella durante más de 100 números consecutivos.


La muerte de personajes protagonistas en el Universo Marvel ha sido un recurso tan frecuente y tan poco definitivo (el héroe siempre acaba volviendo) que un título como "La muerte de Spiderman" ya no causa el impacto que se podría esperar porque los aficionados asumen que esta supuesta "muerte" se tratará de algo temporal que servirá para alterar de algún modo el statu quo del personaje. Pero Bendis no quería que su serie más personal en Marvel cayera en este tópico y cuando afrontó este arco argumental lo hizo con la clara intención de matar a su personaje más querido. Por una vez, la muerte del héroe iba a ser algo concluyente y sin marcha atrás y para ello preparó un arco argumental cargado de épica, acción y emoción. La muerte de Peter Parker tenía que ser algo especial y por ello se volvió a contar con los lápices de Mark Bagley, el creador gráfico de la serie y el artista que había permanecido fiel a la misma durante 110 números consecutivos. Una vez reunido al equipo creativo original, sólo faltaba contar la última aventura de Peter Parker.

El Duende Verde consiguió sobrevivir al disparo de Sharon Carter y está más loco que nunca. Cuando consigue fugarse del Triskelion, en compañía del resto de los Seis Siniestros, su único objetivo es acabar con la vida de Spiderman y pondrá todo su empeño en ello. Peter, con la ayuda de sus amigos, hará frente a la peor amenaza a la que se ha enfrentado nunca y su vida y la de sus seres queridos dependerá de que consiga detener a Osborn y sus secuaces.

Hay una aspecto de este arco argumental que llama poderosmente la atención y es la contención que muestra Bendis a la hora explicar la historia. El guionista relata la historia en cinco episodios repletos de acción y con pocos tiempos muertos en los que va avanzando la trama sin pausa, como si quisiera llegar al momento culminante lo antes posible y no quisiera hacer sufrir demasiado al lector o al propio protagonista. Cuenta Bendis que se implicó mucho emocionalmente a la hora de escribir el relato y se nota ya que parece que el escritor quiera evitar la escena final, la de la muerte, y que cuando ésta llega lo hace de forma violenta pero sin recrearse en el sufrimiento del protagonista, como si al autor le diera reparo mostrar demasiado la crudeza del momento. También llama la atención la falta de emotividad del gran parte del relato, más centrado en la acción y la épica. Sólo al final el guionista se permite liberar los sentimientos más drámaticos en unas desgarradoras páginas finales que anticipan que la parte más sentimental quedará para el siguiente arco argumental.

La historia funciona bien, directa al grano y llena de significado en la trayectoria del personaje, al cerrar el círculo iniciado con la obtención de sus poderes gracias a Osborn y la muerte del tío Ben. Aquí es Osborn el que propicia la muerte de Spiderman, pero en esta ocasión  Peter sí que es capaz de hacer lo que debe y consigue salvar a su tía de la acción del maniaco. Pero es precisamente esta necesidad de recurrir a Osborn para intentar cerrar ese círculo de acontecimientos lo que propicia una de las debilidades de la historia. El anterior final que Bendis le había dado al Duende Verde ya me parecía perfecto para el personaje y resucitarlo para este último acto me parece innecesario y reiterativo. Lo mismo pasa con la utilización de los Seis Siniestros, que ya habían sido protagonistas de la excelente Ultimate Six, y que aquí juegan el papel de simples sicarios de Osborn ya que estaba claro desde el principio de la historia que el gran duelo sería entre Spiderman y el Duende. También le hace un flaco favor a la historia el cruce con los eventos de la serie de los Ultimates, que aquí se usa para justificar la debilidad del protagonista pero que podría haberse explicado perfectamente sin tener que recurrir a ese factor externo. Desde mi punto de vista, un evento de esta magnitud debería haber sido totalmente autocontenido para ser realmente redondo.

En el apartado gráfico, el regreso de Bagley es bienvenido ya que el dibujante conoce como nadie a los personajes y aporta toda su energía para las escenas de acción que tan bien domina. Sin duda esta historia tan relevante no podría haber tenido mejor encargado de llevarla a viñetas que el propio Bagley.

Estamos ante un arco argumental como nunca antes se había visto en una serie arácnida ( y ya puestos, en ninguna serie Marvel) en la que Peter Parker sucumbe a los riesgos de la vida de superhéroe. Un acto de valor por parte de sus responsables, que a día de hoy sigue vigente y que supone cerrar una de las etapas más importantes que ha tenido nunca el personaje, aunque haya sido en un universo diferente al tradicional.




lunes, 25 de agosto de 2014

Recomendaciones de Septiembre

Se acerca el fin del verano y el principio del nuevo curso, la gente vuelve a sus trabajos y las editoriales regresan a la carga con un mes repleto de novedades para todos los gustos. Hacía tiempo que no veía un mes con tantas y tan interesantes novedades pero como no se puede tener todo y siempre hay que escoger, esta es mi selección de recomendaciones para el mes:

Panini

CES Vengadores/Thunderbolts: Los protocolos Nefaria. La etapa de Kurt Busiek y George Pérez al frente de Los Vengadores llegó a su fin tras tres años de aventuras. A pesar de no ser una etapa redonda sí que tuvo buenos momentos y sirvió, sobre todo, para devolver la dignidad y la relevancia a una cabecera que había estado dando bandazos (Heros Reborn incluido) antes de la llegada de estos artistas. Y la mejor forma de terminar esta etapa fue con un cruce con otra de las series emblemáticas de aquella época: los Thunderbolts, creados por el propio Kurt Busiek unos pocos años antes. El enemigo escogido para enfrentarse a estos dos equipos fue el Conde Nefaria, uno de los villanos más poderosos a los que se han enfrentado nunca los Vengadores y que obtiene sus poderes de la energía iónica. En esta ocasión Nefaria obtiene la ayuda de Wonder Man, de los Vengadores, y Atlas, de los Thunderbolts, ambos con poderes relacionados con la energía iónica y que se convierten en presa fácil del villano. Los Vengadores y los Thunderbolts tendrán que dejar de lado sus muchas diferencias para hacer frente a esta amenaza más peligrosa que nunca. Se trata de una estupenda aventura repleta de acción superheroica al mejor estilo Marvel orquestada por Busiek con la ayuda de Fabian Nicieza (cuando estaba en buena forma) y que sirvió de despedida para los dibujantes regulares de cada una de las series, Pérez en los Vengadores y Bagley en los Thunderbolts. El tomo también incluye la miniserie completa Maximum Security, un evento veraniego en el que la Tierra se convirtió en prisión para los delincuentes más peligrosos de la galaxia.

Marvel Deluxe. Asedio. Cuando Brian Michael Bendis se hizo con las riendas de Los Vengadores, se puso en marcha en Marvel un gran plan editorial que afectaría al devenir de la mayoría de las cabeceras de la editorial. Dicho plan se orquestó a través de una serie de eventos anuales que iban alterando el statu quo del Universo Marvel para hacerlo cada vez un lugar más oscuro y peligroso. Primero fue Dinastía M, al que le siguió Guerra Civil y luego Invasión Secreta. Tras este último evento empezaría el Reinado Oscuro de Norman Osborn en el que los superhéroes se vieron perseguidos y acosados por el antiguo Duende Verde convertido en el hombre fuerte de América. Pero Osborn aun tiene un escollo que superar para hacerse con el control total: Asgard, la ciudad de los dioses nórdicos se encuentra en suelo de los USA y supone una amenaza para los sus planes de dominación. Osborn lanzará a sus Vengadores Oscuros y las fuerzas armadas de los USA en un ataque contra los dioses que se unirán al resto de héroes para una última defensa que volverá a cambiar el panorama del Universo Marvel. El propio Bendis se encargó del guión de este espectacular y épico evento, que sólo se prolongó durante cuatro números, y contó con los dibujos del excelente Olivier Coipel, quien ya dibujara a los asgardianos en la serie regular de Thor.

Marvel Gold. El Poderoso Thor: Campo de Batalla: La Tierra. La combinación de los talentos de Stan Lee y Jack Kirby dió como resultado el nacimiento de una nueva forma de entender el cómic de superhéroes y el nacimiento de un nuevo Universo repleto de personajes carismáticos que se acabaron convirtiendo en iconos de la cultura popular. Su trabajo conjunto más notable e imaginativo posiblemente sea la serie de Los 4 Fantásticos pero si hay algún otro que se le aproxima es el que realizaron para la cabecera de Thor. Este volumen Omnigold recoge la mejor parte de esta magistral etapa protagonizada por el dios del trueno. La fértil imaginación de Lee y el arte inagotable de Kirby hicieron evolucionar la serie hasta nuevas cotas de épica y espectacularidad e introdujeron nuevos personajes como Lady Sif, Ulik el Troll o Réplicus. Además asentaron la serie en el Universo Marvel compartido que estaban creando trayendo a peligrosos villanos de otras series como el Super-Skrull o Kang el Conquistador. Una obra imprescindible para todos los aficionados Marvel que recoge una de las etapas más memorables de Thor realizada por dos genios del noveno arte en la cumbre de sus carreras.

Marvel Gold. Guardianes de la Galaxia: El Poder de Halcón Estelar. Aprovechando aun la estela del  estreno de la versión cinematográfica de Los Guardianes de la Galaxia, Panini recupera la primera serie protagonizada por este grupo de aventureros espaciales. Los números recogidos en este tomo corresponden a la serie Marvel Presentes aparecidos entre 1975 y 1977 y suponen el primer intento de serialización del grupo de Guardianes clásico, el formado por Halcón Estelar, Martinez, Yondu, Aleta, Charlie-27 y el Mayor Vance Astro. Ambientada en el siglo XXX, la serie sigue las aventuras del equipo y sus enfrentamientos contra diferentes amenzas alienígenas que intentan invadir la Tierra diezmada por la invasión de los Badoon. Un cóctel de aventuras espaciales y superhéroes al mejor estilo Marvel tradicional escritas por autores de la talla de Steve Gerber, creador de la mayoría de los personajes y Roger Stern, en sus comienzos en Marvel, y dibujadas por el veterano Al Milgrom.

Marvel Héroes. Alpha Flight de John Byrne. Durante un periodo importante de su vida, John Byrne fue canadiense y se sentía orgulloso de ello. Prueba de ello es Alpha Flight, el primer equipo de superhéroes canadienses que hubo en Marvel (y posiblemente en todo el cómic USA) creado durante la mítica estancia del artista como dibujante de La Patrulla-X. La pasión que sentía Byrne por estos personajes, y su status de estrella del cómic, permitió que, a mediados de los 80, Marvel diera luz verde a una colección protagonizada por este equipo que estuvo escrita y dibujada por el propio Byrne. En esta serie nos encontramos a John Byrne en plenitud de su carrera tanto como dibujante como guionista y eso se refleja en unos cómics entretenidos, bien caracterizados y bien dibujados. Aunque no sea su obra más célebre, ni el colmo de la originalidad, esta serie goza de cierto halo de obra de culto por parte de los seguidores del autor y de los aficionados que pudieron disfrutar de la serie en su momento. La presente edición incluye todas las apariciones del equipo dibujadas por Byrne en la serie de la Patrulla-X así como los primeros 28 números de la serie, escritos y dibujados por Byrne. También incluye numerosos extras con material promocional de la epoca y dibujos inéditos del proceso creativo de Byrne.

ECC

Batman: El tribunal de los Búhos. Con la llegada de los New 52, el reboot completo del Universo DC, la serie principal de Batman pasó a manos del equipo creativo formado por Scott Snyder, guionista pujante que ya había trabajado con el Caballero Oscuro antes del reboot, y Greg Capullo, uno de los artistas hot de los 90 reciclado en superestrella para el nuevo milenio. El resultado fue un éxito rotundo de crítica y público y la serie se convirtió en la más vendida, y con diferencia, de DC, honor que aun mantiene casi tres años después del relanzamiento. Con este tomo ECC recupera de forma íntegra el primer arco argumental de la serie, considerado el mejor de todos, y que sirve para presentar un nuevo enemigo para Batman: el tribunal de los búhos, una organización secreta tan antigua como la ciudad de Gotham. Batman deberá hacer frente a las maquinaciones de esta organización cuyo poder e influencia rivalizan con el del propio Bruce Wayne y su alter ego superheroico. Un relato intenso, que combina con acierto intriga, acción y misterio y que sirve de inicio para una de las etapas más destacada protagonizada por Batman de los últimos años.

Grandes autores de Superman: José Luis García-López - Superman contra el mundo. Por fin se hace justicia con uno de los más grandes artistas que han pasado nunca por DC y se edita en España una recopilación de las aventuras de Superman ilustradas por el gran José Luis Garcia-López. El artista español afincado en Argentina es uno de los nombres propios más destacados de la historia de la editorial y, a pesar de no contar con una producción muy extensa, sus dibujos se convirtieron durante años en la imagen por excelencia de los principales iconos de DC. Dotado de un talento especial para la anatomia y para las escenas de acción, el arte de García-López brilla con luz propia en estas historias clásicas de Superman que datan de  finales de los 70 y que cuentan con guiones de Gerry Conway, Elliot Maggin y Martin Pasko. Destaca sobre todo el mítico enfrentamiento entre Superman y Wonder Woman, en una historia que recoge toda la magia de esa edad de bronce de los cómics superheroicos de DC, y que alcanza tintes épicos gracias a la espectacular narrativa gráfica del dibujante. Sin duda se trata de una excelente noticia para todos los amantes del género que podrán disfrutar del arte de uno se sus más grande artistas.

Astro City: Victoria. Kurt Busiek, con la colaboración imprescindible de Brent Anderson, continúa explorando las posibilidades del género de los superhéroes en este nuevo tomo de Astro City, en su nueva andadura bajo el selo Vertigo de DC. En esta ocasión la trama principal girará en torno a Victoria Alada, la heroina símbolo de la lucha de la opresión contra las mujeres y estandarte feminista de Astro City, que vivirá momentos turbulentos cuando se haga pública su relación con el Samaritano. Además el tomo incluye un par de esas historias auntoconclusivas que tan bien le salen a Busiek y que permiten explorar rincones nuevos de este fascinante universo. Por un lado exploraremos el alcance de la magia en este mundo de la mano de la Hechicera Suprema de la Tierra y por otro nos adentraremos en el mundo criminal de las altas esferas. Con este tomo Busiek demuestra que la serie mantiene el vigor y la frescura incluso habiendo pasado ya casi 20 años desde su creación.

Sandman: Los cazadores de sueños. El fantástico mundo de Sandman creado por Neil Gaiman hace más de dos décadas sigue dando de si y en esta ocasión nos llega Los cazadores de sueños, una adaptación al cómic realizada por el genial artista P. Craig Russell de un relato ilustrado escrito por el propio Gaiman y que originalmente contó con dibujos del artista japonés Yoshitaka Amano. En esta historia ambientada en el Japón feudal, Gaiman nos cuenta la relación entre el espíritu de un zorro y un monje budista. Cuando el espíritu se sacrifica por el monje y queda atrapado en el mundo de los sueños, éste emprende un viaje al reino del señor Sueño para interceder por el espíritu del zorro. Se trata de una historia llena de lirismo con la habitual mezcla de delicadeza y crueldad que caracteriza a las historia protagonizadas por Morfeo. Craig Russell es el artista ideal para adaptar esta obra dado su conocimiento del mundo de Sandman, ya que colaboró con Gaiman en la serie regular y en el especial Noches Infinitas. Además no es la primera adaptación que hace de un relato de Gaiman ya que fue Russell quien trasladó a viñetas, con notable acierto, el cuento infantil Coraline. Una obra imprescindible para los fans de Gaiman y Sandman y para todos los que disfrutan de realtos bellamente ilustrados.

Planeta DeAgostini

Los muertos vivientes 21: Guerra sin cuartel. La veterana serie de Robert Kirkman está pasando por un excelente momento de forma. Para celebrar el décimo aniversario de la serie el guionista preparó un gran arco argumental en el que desembocaban la mayoría de las tramas que se habían estado manejando durante los dos últimos años de la serie. En dicho arco argumental Rick y los suyos empezaban una guerra total contra la banda de Negan, el sanguinario líder de un poderoso grupo de supervivientes que se dedican a extorsionar a otras comunidades a cambio de una supuesta protección. En una serie donde son habituales las muertes y os cambios de status quo, una guerra sin cuartel sólo puede significar cambios radicales y muertes, y la primera víctima de esta guerra ha sido la propia comunidad de Alejandría, que había servido de refugio al grupo de Rick durante los últimos meses. Con este arco argumental, Kirkman nos devuelve a los mejores momentos de la serie y demuestra que aun le queda cuerda para rato en su serie de zombis.

League of Extraordinary Gentlemen: Black Dossier. Por fin ve la luz en España esta entrega de las aventuras de esta liga de hobres extraordinarios creada por el genial Alan Moore. Por problemas de derechos Black Dossier había estado vetada en muchos países de Europa, entre ellos España, pero una vez solucionados ya podremos disfrutar de esta obra. Originalmente se publicó tras la segunda miniserie del grupo y cronológicamente se sitúa entre los episodios 1 y 2 de Century. La historia está ambientada en la Inglaterra de los años 50, en la que el gran Imperio ha desaparecido y gobierna un régimen implacable y autoritario. Los únicos miembros en activo de la Liga son Mina Murray y Allan Quatermain, quien ha recuperado su juventud tras un viaje al Africa misteriosa. Juntos de nuevo deberán hacer frente a una conspiración que pretende robar el dosier negro, un libro que contiene la historia oculta de la Liga desde sus inicios. Moore, otra vez acompañado del arte singular de Kevin O'Neil, vuelve a nutrirse de multitud de referentes culturales de la literatura y del cine para brindarnos otro de sus particulares homenajes a la cultura popular. A modo de curiosidad, el tomo contiene algunas páginas en 3D (gafas incluidas) para rememorar aquellas películas de los años 50 que incorporaban este trucaje.






sábado, 23 de agosto de 2014

Reseñas. Superman: El Hombre de Acero Vol.8

En un ejercicio de completismo arriesgado, pero de agradecer, ECC ha recuperado dentro de su colección de Grandes Autores de Superman: John Byrne las miniseries World of Smallville y World of Metropolis, ambas inéditas en España. John Byrne se encarga del guión de las dos miniseries mientras que el dibujo corre a cargo de dos veteranos de las series de Superman de la Silver Age: Kurt Schaffenberger y Win Mortimer.


Podéis leer la reseña completa en Zona Negativa.

jueves, 21 de agosto de 2014

El almanaque de mi padre

Las vacaciones de verano son siempre una buena oportunidad para realizar esas lecturas que por un motivo o por otra hemos ido aplazando durante el resto del año. En mi caso tenía casi olvidada en la pila de lectura El almanaque de mi padre, de Jiro Taniguchi, desde que Planeta la publicara dentro de su renovada colección Trazado y sólo puedo decir que ojalá que la hubiera recuperado antes porque su lectura ha sido un auténtico placer.


Jiro Taniguchi es uno de los autores de manga más publicado y apreciado en nuestro país ya que cuenta con el favor de muchos lectores tanto dentro como fuera del propio género. Es un artista con una extensa obra que ha tratado multitud de temas pero que destaca especialmente en las obras de corte intimista con cierto toque costumbrista que lo convierte en uno de los mejores retratistas del japón de las últimas décadas.

El caso de El almanaque de mi padre entra perfectamente en la categoría descrita ya que realiza un retrato sentimental de la relación entre un padre y un hijo durante las décadas de los 50 y los 60. El protagonista es Yoruichi que, al enterarse de la muerte de su padre al que no veía desde hacía años, decide regresar a su pueblo natal para descubrir que la imagen fría y distante que tenía de su padre no encaja con la realidad. Gracias a recuerdos de familiares y conocidos de su padre, Yoruichi se irá formando una idea de quién era realmente su padre lo que le llevará a replantearse su actitud hacía él y su distanciamiento durante años.

Con su habitual estilo pausado, sencillo (que no simple) y sin estridencias, Taniguchi va construyendo el retrato del padre del protagonista y al mismo tiempo va desmontando las impresiones del protagonista sobre su padre. La sencillez con la que el artista platea la historia hace aun más efectivo el mensaje sentimental de la obra consiguiendo que el lector establezca rápidamente un vínculo emocional con lo que se está narrando y que haga suyo el pesar por la relación entre el padre y el hijo. El carácter universal de lo que nos narra el autor hace que los recuerdos y vivencias del protagonistas sean fácilmente con recuerdos y vivencias del lector consiguiendo trasmitir con maestría el sentimiento de pérdida que embarga al protagonista y hacíendolo compartido con los lectores. A pesar de que la obra tiene un fuerte carácter autobiográfico y que el protagonista no deje de ser un trasunto del propio autor, la fuerza y sinceridad con la que éste muestra los sentimientos en la obra hace que las barreras culturales o temporales no sean un impedimento para disfrutar de una obra que tiene alcance universal.

Taniguchi es un maestro del manga y eso queda claro con la especial atención al detalle que se puede apreciar a lo largo de los doce capítulos que componen el relato. El autor combina una narrativa clara y sencilla con un dibujo de líneas limpias, rico en detalles en el que la caracterización de los pesonajes y la ambientación están cuidados al extremo. En pocas obras el paso del tiempo está tan bien trabajado y se puede apreciar como los personajes van cambiando, madurando y envejeciendo en cada uno de los relatos ambientados en diferentes momentos de la vida de los protagonistas.

Esta es sin duda una obra magnífica, imprescindible para cualquier amante del cómic, sea aficionado al manga o no, que toca el tema universal de la muerte, la pérdida y las relaciones familiares. Una obra que llega al corazón que es una carta de amor a todos aquellos seres queridos que se han ido y que se merecen el homenaje de aquellos a los que amaron.

domingo, 17 de agosto de 2014

Guardianes de la Galaxia

Con dos semanas de retraso respecto a su estreno en USA, por fin ha llegado a nuestras pantallas la esperadísima Guardianes de la Galaxía, el primer intento de Marvel de expandir su universo cinematorgáfico más allá de la franquicia de Los Vengadores. James Gunn dirige a un reparto encabezado por Chriss Pratt, Zoe Saldaña y unos cuantos personajes entrañables creados por ordenador.

Cuando Marvel anunció en el 2012 que la siguiente franquicia que llegaría a la gran pantalla sería los Guardianes de la Galaxia, más de uno alzamos la ceja pensando que se trataba de una decisión arriesgada teniendo en cuenta que se trataba de una cabecera poco conocida entre los aficionados y totalmente desconocida para los profanos en la materia. La cosa es que la decisión tenía su lógica teniendo en cuenta el giró cósmico de la famosa escena post-créditos de Los Vengadores pero no dejaba de ser algo sorprendente. Más aún creció la sorpresa cuando se anunció que su director iba a ser  James Gunn, cuya filmografía más destacada incluye una película de terror de bajo presupuesto (Slither) y un homenaje a los superhéroes de más bajo presupuesto aún (Super). A pesar de contar con el favor de una parte del fandom gracias a esta última película, darle a Gunn una superproducción de 150 millones  protagonizada por personajes poco conocidos con la intención de convertirla en la siguiente franquicia millonaria parecía una locura, pero una vez visto el resultado en la gran pantalla lo único que se puede hacer es felicitar al director y a los que decidieron apostar por él.

La película sigue las aventuras de Peter Quill, un humano que es abducido de niño y que años más tarde se ha convertido en un aventurero espacial llamado Starlord que busca de tesoros que vender en el mercado negro. Su última misión implica recuperar un orbe tras el cual van otras fuerzas más siniestras como Ronan, un fanático interestelar que pretende aniquilar el planeta Xandar cuando consiga el orbe.  En el camino de Starlord se cruzará Gamora, una esbirra de Ronan que ha decido traicionarlo al saber sus planes de destrucción, y el dúo de cazarrecompensas formado por Rocket, un mapache modificado para ser un estratega de primer nivel, y Groot el guardaespaldas arbóreo de Rocket. El encuentro entre todos ellos acaba con este grupo encerrado en una cárcel de alta seguridad donde se encontrarán con Drax, quién desea acabar con Ronan por encima de todo. Unidos a la fuerza, el grupo planéa su fuga de la cárcel e inicia una carrera contra Ronan para evitar que éste se haga con el orbe y cumpla su amenaza de destrucción.

Lo que ha logrado Gunn con Guardianes de la Galaxia es digno de admirar porque ha sido capaz de crear una película que reúne todos los ingredientes para ser el blockbuster perfecto, la película del verano sin discusión y una ampliación del universo cinematográfico de Marvel que ofrece todo un abanico de nuevas y atractivas posibilidades.  La película funciona a la perfección desde el primer momento, y el director le imprime un ritmo sin pausa que equilibra con enorme acierto las espectaculares escenas de acción y el desarrollo de personajes.  El guión no es nada del otro jueves pero consigue todos sus objetivos: presentar a un grupo de personajes desconocidos para el gran público, dar una razón para que se junten y platear una amenaza adecuada para justificar sus acciones. Todo ello sazonado un sentido del humor fresco, y que ayuda a tomar en serio la película sólo en su justa medida, y con una excelente caracterización de personajes. Y este, sin duda, es uno de los puntos fuertes de la película presentar al gran público a este grupo de seres únicos y darle a cada uno su propia voz y su razón de ser en este grupo tan singular. Así, Gunn consigue algo que Whedon no hizo en Los Vengadores, el equilibrio entre sus protagonistas: Chirs Pratt está convincente como Star-Lord, Zoe Saldaña da el pego como Gamora, Dave Bautista ofrece un Drax muy sólido y Mapache Cohete y Groot son desde ya iconos para una nueva generación (Groot es el nuevo Chewbacca).

La película cuenta con un apartado técnico y artístico de primer nivel en el que destacan unos excelentes efectos especiales que ayudan a dar vida a personajes tan importantes como Mapache Cohete y Groot y también un diseño de producción colorido y vibrante que aúna a la perfección la paleta de colores de los cómics de los años 70 y los escenarios presentados en la más reciente serie de los Guardianes de Abnet y Lanning. A ello hay que sumarle una imaginativa banda sonora basada en hits musicales de los años 80 que juegan un papel muy importante a lo largo de toda la película y que ayuda a imprimir al film un carácter desenfadado y conectado con el tipo de cine que se hacía en los 80.

Como adaptación la película se toma un buen puñado de licencias respecto al material en el que se basa y se podría decir que estos Guardianes de la Galaxia se parecen, sobre todo, a los de la serie de Bendis, aunque la película está plagada de guiños a la versión de Dan Abnet y Andy Lannig e incluso a la encarnación original del grupo (grande Michael Rooker como Yondu). Quizás el personaje que más cambie respecto a su versión de papel sea Drax, el cual ha perdido su origen como humano renacido como criatura cuyo fin es acabar con Thanos. También hay diferencias considerables en el tratamiento de los Novas de Xandar, que ya no son cohetes humanos sino que tripulan naves al estilo de Star Wars. De todas formas, en la película hay suficientes elementos fieles a los cómics para satisfacer a los fans de estos sin problemas. Además la película cuenta con un buen puñado de fan service que hará las delicias de los conocedores del lado cósmico de Marvel, como la aparición de un Celestial mientras se narra el origen de las Gemas del Infinito.

Marvel ha conseguido con esta película un gran éxito, tanto comercial como crítico, que sienta unas bases sólidas para una nueva franquicia y que se sitúa por méritos propios entre lo mejor que ha dado hasta ahora este universo cinematográfico.

sábado, 16 de agosto de 2014

Reseñas. Daredevil: El ocaso de los ídolos

Panini ha cumplido con una vieja reivindicación de los seguidores de Daredevil y con este tomo completa la recuperación de la magnífica etapa de la guionista Ann Nocenti al frente de la serie del Hombre Sin Miedo. Una etapa con un carácter muy determinado que concluye con la participación de Daredevil en los Actos de Venganza, el enfrentamiento definitivo contra Mephisto y el regreso del héroe a la ciudad de New York tras su períplo por los USA.


Podéis leer la reseña completa en Zona Negativa.

jueves, 14 de agosto de 2014

Coleccionable Ultimate. Ultimate Vengadores 3: Blade

En esta entrega del coleccionable Mark Millar continúa narrando las aventuras del equipo de operaciones encubienrtas de los Ultimates que se tendrán que ver las caras con una invasión de vampiros cuyo objetivo es la conquista de la Tierra. Un arco argumental de tintes terrorificos ilustrado por Steve Dillon en una de sus escasas incursiones en el género de los enmascarados.


En una de sus últimas colaboraciones con Marvel antes de centrarse en su propio univeso de cómic, Millar se dedicó a explorar una faceta poco tratada en del Universo Ultimate: los vampiros. Con una larga tradición en el Universo Marvel tradicional, los vampiros han sido protagonistas de grandes sagas en cabeceras como La Patrulla-X e incluso el mismísimo Drácula ha llegado ha tener su propia colección ambientada en dicho Universo. En cambio en el üniverso Ultimate sólo Brian Michael Bendis había tratado el tema en alguna ocasión, siempre de forma breve y a través del personaje de Blade, el cazador de vampiros. La versión Ultimate de Blade tomaba como modelo la versión cinematográfica del personaje, interpretado en la gran pantalla por Wesley Snipes, y que llegó a aparecer en tres películas de notable éxito. Millar no quiso complicarse la vida y optó por usar el mismo personaje que había utilizado Bendis y le dió un papel destacado en este nuevo arco argumental, que el propio autor definió como "el arco del miedo" ya que era su intención dotar a cada arco argumental de su propia identidad.

Todo empieza cuando un nuevo vampiro aparece en escena y decide organizar a todas las tribus de vampiros para hacerse con el control del mundo. Su plan de conquista consiste en transformar en vampiro a la gente con superpoderes y con ellos constituir un ejercito imbatible. El único que sabe de qué va todo el plan de los vampiros es Blade, un mestizo de vampiro que se dedica a darles caza. El problema es que Blade ha sido hecho prisionero por SHIELD y no puede hacer nada cuando las vampiros empiezan a captar nuevos vampiros, entre ellos el Hulk friki y el Capitán América. ¿Podrán los Vengadores hacer frente a la amenaza de los vampiros o sucumbirán a su mordisco?

A pesar de tratarse de un arco argumental de la serie de los Vengadores, la verdad es que cada vez se hace más difícil distinguir esta serie de su predecesora ya que casi todos los personajes de aquella aparecen en ésta. Millar va cerrando poco a poco las diferenecias entre ambos equipos y presenta una amenaza de tal calibre que es imposible de gestionar unicamente con los equipos de acción encubierta. La forma que tiene Millar de presentar la amenaza de los vampiros resulta interesante y desenfadada gracias a la falta de limitaciones de las que dispone el guionista al trabajar en el Universo Ultimate, pudiendo hacer con los personajes cosas impensables en el Universo Marvel tradicional. El problema de este arco argumental es que la brillante idea de partida se ve truncada por un desarrollo cuyos detalles fallan en momentos importantes. El primero de estos fallos es la relación que establece el guionista entre os vampiros, Blade y Daredevil, del todo innecesaria y a la que dedica un tiempo excesivo para acabar llegando a una conclusión y unos personajes que no son esenciales para la trama. Algo parecido pasa con la elección de los miembros del equipo utilizado para luchar con los vampiros en el que Millar recurre a un personaje que él mismo creó en Ultimates 2, Perun, una especie de versión eslava de Thor a la que el guionista dedica bastante tiempo y que sólo sirve para hacer un mal chiste durante la batalla final. El guionista se reserva un par de momentos de impacto pero son poca cosa en comparación con lo que podría haber dado de si la historia.

Otra pega que lastra la historia de Millar es el dibujante escogido para ilustrarla. Steve Dillon saltó a la fama en la seria de Predicador y su arte resulta adecuado para historias de corte realista o de tintes tenebrosos sin exceso de elementos fantásticos, por lo que una serie como los Vengadores, con tintes superheroicos, no es la mejor oportunidad para el lucimiento del dibujante. Su estilo le resta espectacularidad al relato por lo que le quita parte de la épica y el impacto que debería tener la historia, además la línea clara de su trazo tampoco resulta adecuada para el género vampírico ya que no es lo suficientemente terrorífica. Sin duda Dillon es una mala elección para dibujar una obra como ésta que hubiera necesitado a un artista con más fuerza en su trazo.

Este arco argumental, a pesar de su interesante idea de partida, es una prueba más de que las historias de Millar en el Univeso Ultimate estaban perdiendo fuelle y de que no se iba a recuperar la grandeza que se había conseguido con las dos primeras miniseries de los Ultimates.