martes, 7 de julio de 2015

Caballero Luna 2. Apagón

El segundo tomo de la nueva serie del Caballero Luna trae un nuevo equipo artístico en el que Brian Wood toma el relevo en los guiones de Warren Ellis, intentando mantener las claves de la serie que levantaron el elogio de la crítica y de muchos aficionados, aunque con un enfoque propio y desarrollando un argumento a lo largo de seis entregas.

Llama mi atención que crítica y público elogien como algo novedoso el enfoque de Warren Ellis para los primeros seis números de esta serie. En esos números presentó seis historias autoconclusivas e introdujo nuevos elementos en la mitología del Caballero Luna, curiosamente lo mismo que Alan Zelentz hizo hace 30 años en el segundo volumen de las aventuras de Marc Spector sin llamar mucho la atención ni conseguir ningún tipo de reconocimiento. Muy mal ha de estar el cómic de superhéroes actual para que algo tan sencillo y que era común hace tres décadas llame tanto la atención y despierten este entusiasmo entre los entendidos.Al margen de esta reflexión personal, he de reconocer que el trabajo de Ellis en esos números me gustó y sus aportaciones al personajes resultan bastante interesantes. Igual de interesantes fueron las aportaciones gráficas del dibujante encargado de ilustrar los guiones de Ellis, un casi desconocido Declan  Shalvey quien sorprendió por su excelente dibujo y sus impactantes y elegantes diseños.

Por desgracia para muchos el paso de Warren Ellis por la colección ha sido fugaz y tras seis entregas ha pasado el testigo de los guiones a su compatriota Brian Wood quien aprovecha los elementos más interesantes introducidos por Ellis, es decir, la nueva personalidad del Sr. Luna y el transtorno de múltiple personalidad del protagonista, además de una nueva encarnación de Konshu, y deja de lado los elementos más superficiales utilizados por el guionista anterior, es decir, la necesidad de que cada número cuente una historia diferente y apuesta por un arco argumental de seis entregas donde se dedica a atacar y desmontar la figura actual del Caballero Luna.

Intentando detener a un asesino contratado para acabar con la vida de un político africano que va a dar un discurso en las Naciones Unidas, el Caballero Luna descubre que su psiquiatra tiene su propia agenda que choca con los intereses del enmascarado.Utilizando su influencia, la doctora consigue desacreditar al Caballero Luna frente a la opinión pública y la policia, obligándole a emprender una lucha desesperada que le podría costar su relación con su dios protector, Konshu.

Se puede decir que Brian Wood consigue salir bien parado del reto de seguir los pasos de Warren Ellis y precisamente lo consigue al alejarse del estilo de historias que planteaba Ellis y apostar por una historia más larga y compleja. Y la virtud de Wood es que la transición de un tipo de historia a otra la hace de forma gradual, con episodios bien construidos donde narra y resuelve un conflicto, como si se tratase de una de las historias de Ellis, pero que en realidad es una pieza de una historia más grande que va encajando a medida que avanza la trama. Además, en estos seis números Wood se muestra ambicioso y plantea una trama que pondrá en peligro el statu quo actual del personaje en lo que parece un intento por desmontar lo que había planteado Ellis pero que se acaba demostrando como una hábil jugada del guionista para engañar o sorprender al lector con un giro argumental final que hace que la historia acabe siendo más sorprendente de lo que aparentaba en un principio.

En el apartado gráfico Smallwood hace lo que puede por hacer olvidar el excelente trabajo de Declan Shalvey pero no lo consigue y eso que su trabajo es muy meritorio como lo demuestra el número que está narrado integramente a partir de imágenes supuestamente grabadas por cámaras de seguridad y de móviles o en alguna otra composición brillante aunque en algunos momentos se nota que intenta innovar demasiado y lo único que consigue son algunas páginas confusas donde se muestra la acción fragmentada en pequeños retazos lo que queda visualmente llamativo pero narrativamente confuso.

Nos encontramos ante una digna continuación de un trabajo que llamó la atención por intentar volver a una forma de hacer cómics que por extraña hoy en día resulta novedosa pero que en realidad se trata de la forma más clásica de narrar cómics de superheroes, en los que cada entrega ha de narrar algo interesante que enganche al lector aunque forme parte de algo más extenso. En este sentido se puede decir que Wood cumple su objetivo.

sábado, 4 de julio de 2015

Reseñas. Diluvio. Edición Integral.

El guionista Nicolas Pona, a pesar de haber demostrado una versatilidad considerable a lo largo de su carrera tratando géneros tan dispares como el thriller (Dolls Killer), el terror (La 6e Heure), las ucronías (Le Cycle d'Ostruc) o la fantasía heroica (Les Terres de Sienn), ha sido publicado poco en nuestro país. Ahora tenemos la oportunidad de conocer un poco más el trabajo de este escritor gracias a Diluvio, su aproximación al género de la ciencia ficción postapocalíptica en la que ha colaborado con el artista español Jesús Hervás.


Podéis leer la reseña completa en Zona Negativa.

martes, 30 de junio de 2015

Los Vengadores. La Edad Heroica

La Edad Heroica supuso un nuevo inicio para Los Vengadores que volvieron a recuperar su aspecto más tradicional tras los cambios producidos por Vengadores Desunidos y el resto de eventos que le siguieron. Este tomo recoge los primeros doce números de la colección y suponen la última etapa del guionista que devolvió a los Heroes Más Poderosos de la Tierra al centro del Universo Marvel: Brian Michael Bendis, quien contó con los dibujos de otro de los ilustres veteranos de la casa: John Romita Jr.

Tras los acontecimientos de Asedio en los que se cerraron tramas que llevaban abieras desde Vengadores Desunidos y Guerra Civil, las series de los Vengadores afrontaban una nueva etapa y parecía el momento oportuno para que el guionista Brian Michael Bendis dejara las colecciones que había ayudado a catapultar a lo más alto para dedicarse a otros personajes. Pero no fue así y el guionista volvió a asumir el guión de las dos nuevas cabeceras vengadores para responsabilizarse de las aventuras de los Vengadores  en esta nueva Edad Heroica. La excusa esgrimida para ello fue que por fin el guionista podría contar con todos los pesos pesados de la francquicia y crear historia a la altura del elenco protagonista.

El equipo escogido por Bendis para sus Vengadores está formado por Thor, Ojo de Halcón, Spiderman, Lobezno, Capitán América (Bucky), Spider Woman e Iron Man y al frente de ellos Steve Rogers en su papel de líder de SHIELD. Un equipo de primeras figuras que necesitaba villanos a la altura y por eso el primer rival que tendrán que hacer frente será Kang, el más emblemático de los enemigos de los Vengadores y uno que Bendis aun no había usado en ninguna de sus colecciones. Recién formado el nuevo equipo, Kang hace acto de presencia y conmina a los Vengadores para que le sigan al futuro con el fin de detener una crisis provocada por Ultrón y por los descendientes de los Vengadores. Intrigados por la amenaza, los Vengadores contactan con Noh-Varr, el antiguo Marvel Boy, para que les construya una máquina del tiempo con la que viajar al futuro.Antes de poder hacer el desplazamiento temporal, el equipo se tendrá que dividir y mientras unos viajan al futuro para seguir a Kang el resto permanecerá en el presente intentando controlar las amenazas surgidas de una corriente temporal descontrolada.

Hay que reconocerle a Bendis la ambición puesta en esta serie y su vocación para intentar contar aventuras de una magnitud épica como no había afrontado hasta el momento en su paso por las series vengadoras. Recuperación de los villanos más importantes del equipo, Kang y Ultrón, viajes en el tiempo y presentación de los acontecimientos que están por venir en el Universo Marvel son los ingredientes que Bendis intenta usar para construir esa gran historia que se espera de un equipo de Vengadores con tanto peso pesado. Por desgracia este no es el tipo de historia que Bendis mejor domina y siempre que intenta algo de esta envergadura acaba fallando. El punto de fuerte de Bendis son las historias con los pies más en la Tierra y en este caso no consigue crear un ambiente como el que estableciera con más éxito en la serie de los Nuevos Vengadores. Parte del problema está en el elenco protagonista donde el peso de Iron Man y Steve Rogers eclipsa al resto, dejando poco espacio a personajes como Lobezno, Ojo de Halcón o el nuevo Capitán América.

En el segundo arco argumental de la serie, Bendis retoma a un personaje que desarrolló considerablemente en el pasado, El Encapuchado, y recupera un argumento presentada en la serie limitada de los Illuminati en el que explicaba que cada uno de los miembros de este grupo secreto tenía en su poder una de las gemas del infinito. En su búsqeuda por recuperar el poder, El Encapuchado consigue hacerse con dos de estas gemas lo que obliga a los Vengadores a reunir a todos los miembros de los diferentes equipos para evitar que pueda reunir el resto de gemas y hacerse todopoderoso.

En este segundo arco, Bendis parece más cómodo con los personajes y consigue un relato épico con grandes momentos de acción como el del enfrentamiento del Hulk Rojo y Thor contra el Encapuchado y con una buena interacción de personajes, sobre todo entre Iron Man y Steve Rogers.

En el apartado gráfico, Romita Jr. despliega toda su espectacularidad y está bastante inspirado en las escenas de acción, aunque se nota que no está en su mejor momento y algunas viñetas parecen poco trabajadas y se notan demasiado los excesos anatómicos habituales del artista.

Se puede decir que esta nueva etapa de los Vengadores no contó con las versiones más inspiradas de Bendis y de Romita Jr. pero hay que reconocerles su apuesta por intentar ofrecer un espectaculo superheroico a la altura de una cabecera que reune a los Héroes Más Poderosos de la Tierra.

lunes, 29 de junio de 2015

Recomendaciones de Julio

Ya está aquí el veranos con su calor, las vacaciones y las largas tardes donde poca cosa hay que hacer salvo esconderse del sol abrasador y echarse una buena siesta. También es el momento oportuno para una buena lectua y las editoriales bien que lo saben y por eso nos han preparado una extensa y variada selección de títulos para que los disfrutemos durante nuestras vacaciones. Estas son mis recomendaciones del mes:

Panini

CES. Nova 1.Anhiquilación: Conquista. El veterano guionista Keith Giffen revolucionó el rincón cósmico de Marvel con el evento Anhiquilación pero quienes realmente aprovecharon el tirón de dicho evento fue el duo de guionistas formado por Dan Abnett y Andy Lanning, quienes se encargaron de la miniserie protagonizada por Nova. Tal fue el éxito de dicha serie que Marvel lanzó inmediatamente una serie regular del personaje y se la encargó a los mismos guionistas quienes aprovecharon muy bien la oportunidad y la utilizaron para devolver la gloria al viejo Richard Rider y para cimentar el lado cósmico de Marvel. El resultado es la mejor encarnación del personaje en todo sus años de historia, evolucionando del eterno héroe adolescente que siempre se pretendió que fuera a un héroe maduro y responsable encargado de la dura misión de crear de nuevo el cuerpo Nova para convertirlo en el guardián de la paz en el Universo. Se trata de una serie entretenida y espectacular que no deja de sorprender al lector en ningún momento y que ahora Panini recupera en formato Extra Superheroes de la misma forma que hiciera con el evento Anhiquilación.

Marvel Deluxe. El invencible Iron Man 4: Stark resiliente. Una vez superado el Reinado Oscuro de Osborn y dando comienzo a la Edad Heroica, la serie de Iron Man se embarcó en una nueva etapa continuista con lo visto hasta el momento, empezando por el equipo creativo formado por el guionista Matt Fraction y el dibujante español Salvador Larroca. Tony Stark es un hombre nuevo tras la traumática experiencia sufrida en las sagas anteriores en las que perdió todo lo que era y se rehizo a si mismo dando como resultado a una persona nueva en busca de enmendar sus pecados y errores cometidos en los últimos años. Esto le llevará a replantearse su realción con las personas de su entorno y con Los Vengadores. Esta saga también marca el inicio de una larga trama que tendrá como gran enemigo al Mandarín, el villano clásico que volverá más peligroso que nunca. Fraction y Larroca siguen adelante con una de las mejores etapas que ha tenido el personaje en su larga trayectoria.

Marvel Deluxe. El proyecto Marvels. Cuando aun era responsable de las aventuras del Capitán América, Ed Brubacker se encargó de una serie limitada muy especial cuyo objetivo era integrar de una vez por todas los héroes Marvel de la Edad Dorada con la continuidad actual. Como es lógico teniendo encuenta quien es el guionista, el eje central de la historia es el proyecto del supersoldado que dió como resultado la creación del Capitán América. En esta miniserie se recrean los primeros pasos de Steve Rogers como el Capitán América justo cuando su país va a entrar en la Segunda Guerra Mundial y como se relaciona con el resto de seres superpoderosos que han aparecido antes que él. Brubacker construye una historia muy entretenida que atrapa al lector desde los primeros compases, ofreciendo un relato a la altura de sus mejores momentos en la cabecera del centinela de la libertad. En el apartado gráfico, Brubacker cuenta con el mismo dibujante que le acompaño al principio de su etapa con el Capitán América, el excelente Steve Epting, quien realiza un trabajo soberbio y elegante.

Marvel Gold. Starlord: Lagrimas en el cielo. El éxito de la película de los Guardianes de la Galaxia ha tenido una importante repercusión en los cómics permitiendo la existencia de series protagonizadas por la mayoría de los protagonistas (Starlord, Gamora, Mapache Cohete y Groot) además de dos cabeceras protagonizadas por el equipo al completo. En nuestro país también ha permitido la recuperación de mucho material antiguo como las primeras aventuras de los Guardianes originales y también las primeras apariciones de los protagonistas actuales. Siguiendo esta línea, Panini recupera el resto de aventuras clásicas protagonizadas por Starlord en un volumen donde podremos encontrar materiales que llevaban muchísmos años sin publicarse o que directamente aun estaban inéditos en nuestro país. Historias extraidos de los magazines que Marvel publicó en los 70 y los 80 realizadas por artistas del renombre de Chris Claremont, Bill Sienkiewicz, Gene Colan, Doug Moench o Carmine Infantino entre otros. Una pequeña joya para coleccionistas que permitirá conocer al auténtico Starlord.

Además este mes también se publica un Marvel Limited Edition dedicado a recuperar la serie completa de una de los grupos más míticos y efímeros de Marvel: Los Campeones, sin olvidarnos del último tomo de Los Cuatro Fantásticos de John Byrne ni del lanzamiento de la nueva serie de Spiderwoman en formato 100% o los últimos tomos de Thunderbolts y Piloto Fantasma.

ECC

Grandes Autores de Superman: Jeph Loeb y Tim Sale - Superman: Las cuatro estaciones. El equipo artístico formado por el guionista Jeph Loeb y el dibujante Tim Sale ha realizado muchos y notables trabajos juntos, destacando sobre todo los que han realizado con Batman como protagonista, entre los que destaca el aclamado El largo Halloween. Pero durante su estancia en DC también tuvieron tiempo para dedicarse al otro gran icono de la casa, Superman, y el resultado fue esta particular y deliciosa versión de las primeras aventuras del último hijo de Krypton. El título hace referencia a las estaciones del año y en concreto a las cuatro estaciones del año en el que un joven Clark Kent decide dejar su Smallvile natal para trasladarse a Metropolis y empezar su carrera como el mayor héroe de la Tierra. Loeb realiza un trabajo excelente y proporciona un guión sensible, muy preocupado por los personajes y en el que se respira el espíritu del auténtico Superman en cada una de sus páginas. Por su parte, Tim Sale consigue uno de los mejores trabajos de su carrera con un dibujo espectacular repleto de belleza que brilla de forma especial en los pasajes ambientado en Kansas donde el dibujante rinde un sentido homenaje al genial pintor estadounidense Norman Rockwell, conocido por sus pinturas costumbristas americanas. Una obra imprescindible que ECC recupera junto con alguna otra historia corta realizada por el mismo equipo creativo.

Arrowsmith. El sello Cliffhanger nació en el seno de Wildstorm como un espacio en el que autores de primera fila pudieran publicar sus obras y mantener los derechos de las misma. En esta iniciativa participaron principalmente dibujantes estrella de la época como Joe Madureira, Huberto Ramos o Jeffrey Scott Campbell. En el caso de Arrowsmith la estrella no era sólo el dibujante, un Carlos Pacheco convertido en artista hot gracias a las series Marvel, sino que también lo era el guionista, un Kurt Busiek que venía de grandes éxitos en Marvel como los Thunderbolts o Vengadores. Juntos propusieron esta trepidante aventura ambientada durante una peculiar versión de la Primera Guerra Mundial donde la magia está presente en el campo de batalla y las criaturas fantásticas son usadas como armas. Una historia en la Busiek da rienda suelta a su gusto por lo fantástico y en la Pacheco ofrece uno de sus mejores trabajos soberbio tanto en la ambientación como en la espectacularidad de las escenas de acción. La única pega de esta obra es que sus autores no la continuaron más allá de este arco argumental dejando a los lectores con las ganas de conocer más sobre el mundo planteado por los artistas.

Kenia.El equipo artítico de Trent, el guionista Rodolphe y el dibujante Leo (Aldebaran) concibieron esta serie de ciencia ficción ambientada a finales de los años 40 en la que una expedición se desplaza a los alrededores del Kilimanjaro para investigar una serie de fenómenos extraños y misteriosas apariciones de criaturas imposibles. Guionista y dibujantes nos trasportan hasta una Africa misteriosa y seductoramente salvahe en esta intriga que ECC recupera de forma integral (recopilando los 5 tomos originales). Una obra de ciencia ficción en la mejor tradición del cómic francés que vuelve a dar la oportunidad a Leo de diseñar y dibujar mundos fantásticos poblados de criaturas soprendentes para darnos una una visión sobre los relatos de aventuras exóticas en tierras africanas. La serie tuvo una continuación titulada Namibia que sigue inédita en nuestro país.

Norma

Diluvio. Edición integral. Los futuros postapocalítpticos son una de las corrientes más importantes de la ciencia ficción. Futuros donde algún tipo de desastre, ya sea natural, bélico o extraterrestre ha provocado un cambio radical en la fisonomía del mundo obligando a los pocos supervivientes a buscar nuevas formas de vida. Dentro de este subgénero encontramos el de los mundos sumergidos donde el mar ha conquistado la Tierra  y la civilización ha sobrevivido a bordo de naves imposibles o ciudades flotantes como en la película Waterworld o en el cómic The Wake. El Diluvio se suma a esta tradición pero además añade unos cuantos elementos más a la ecuación como el de las sociedades opresivas y controladoras, la clonación, robótica y el amor entre especies, todo ello en un cóctel repleto de acción e imágenes impactantes servido por el guionista Nicolas Pona y por el dibujante español Jesús Hervás Millán. Norma publica en formato integral los dos tomos que componen esta interesante obra de ciencia ficción.

Yermo

Los cuatro de Baker Street 1. Yermo Ediciones inicia la publicación de una nueva serie juvenil que viene precedida por un considerable éxito de crítica y público en Francia, donde ya va por su sexta entrega. Se trata de una serie ambientada en la Londres victoriana protagonizada por una pandilla de huérfanos del East End que se dedican a ayudar al insigne Sherlock Holmes a resolver sus casos pero que también tienen que afrotnar y resolver sus propios casos detectivescos. Se trata de una siere pensada para el público juvenil pero disfrutable a cualquier edad gracias a los ingeniosos y divertidos guiones de Olivier Legrand y Jean-Blaise Djian así como del excelente dibujo de David Etien, detallado y lleno de dinamismo. Una curiosa aportación al universo literario creado por Arthur Conan Doyle en la mejor tradición de clásicos juveniles como El secreto de la pirámide (Barry Levinson, 1985). Sin duda alguna una excelente incorporación al catálogo de Yermo, que presenta la obra en volumenes que agrupan dos tomos originales y que ya ha anunciado la aparición del segundo volumen de la serie para Noviembre de este año.

Planeta Comic

La espada del inmortal 30. Tres años han pasado desde que apareció el número 29 de esta serie en España editado por EDT. Tres años en los que los seguidores de esta serie ya dabamos por perdido este tomo, el último número de la serie, pero Planeta Cómic nos trae, por fin, el ansiado final de las aventuras de Manji y compañía. La espada del inmortal es un manga de samurais ambientado en el siglo XVIII y protagonizado por Manji, un ronin inmortal que es contratado por Rin, una joven que quiere vengar la asesinato de sus padres a mano de una organización mercenaria conocida como el Itto Ryu. Una mezcla de comic seinen con historia de combates donde se mezcla fantasía e historia con un relato de venganza, combates e intrigas políticas, todo ello aderezado con abundantes dosis de violencia y sangre. Un manga emblemático que cuenta con el espectacular arte de Hiroaki Samura. Doce años habrán hecho falta para completar la serie pero el camino habrá valido la espera.

sábado, 27 de junio de 2015

Reseñas. Miss Octubre. Integral

Bajo el sugerente título de Miss Octubre: Playmate Serial Killer, reminiscente de la revista para adultos Playboy, se presenta esta historia mezcla de noir (o polar como dirían los franceses) y relato de asesinos en serie que Netcom2 ha publicado en una edición integral limitada. Guioniza el veterano Stephen Desberg (IR$, El Escorpión) y dibuja Alain Queireix (IR$).


Podéis leer la reseña completa en Zona Negativa.

viernes, 26 de junio de 2015

Odisea cósmica

Cuando el nombre de Jim Starlin se asocia al concepto cósmico lo primero que viene a la mente son sus numerosas colaboraciones con Marvel con los personajes de su rincón cósmico, pero en los años 80, antes de iniciar su ciclo de aventuras infinitas con Thanos y compañía, Starlin aportó su visión de las aventuras galácticas al universo DC con esta odisea que le permitió trabajar con algunos de los personajes más importantes de la casa y colaborar con un Mike Mignola ascendente.


A finales de los años 80, DC había pasado por un importante proceso de reconstrucción de su universo superheroico gracias a los acontecimientos desencadenados por Crisis en Tierrras Infinitas, estableciendo un universo más organizando, relanzando a sus pricipales personajes con nuevos orígenes y continuidades. Otra de las novedades que se introdujeron fue la de los eventos anuales que involucraban incontables cruces entre series y complejas líneas argumentales. En este panorama, Jim Starlin propuso una aventura cósmica que bien podría haberse convertido en un nuevo evento pero, por suerte, acabó siendo una serie limitada con un argumento acotado y un conjunto de protagonistas muy concreto y curioso.

El elenco protagonista con el que contó Starlin incluía a los dos pesos pesados de la casa Batman y Superman. Junto a ellos participaban el Detective Marciano y Starfire, cubriendo el cupo alienígena, el Green Latern John Stewart, Etrigan el demonio y algunos de los Nuevos Dioses con Orion a la cabeza. Tan peculiar grupo es reunido a instancias del Alto Padre quien ha establecido una alianza con Darkseid con el fin de intentar detener a cuatro avantares de la antivida que han entrado en esta dimensión con el fin de destruir cuatro planetas y provocar así la caída de la Vía Láctea y abrir un portal que la antivida entre en esta realidad. Los héroes son agrupados de dos en dos para enfrentarse a los avatares mientras Darkseid carga directamente contra la encarnación de la antivida con el fin de hacerse con su enorme poder. Será suficiente el poder de los héroes para acabar con la amenaza de la antivida o sucumbirán permtiendo la destrucción de la galaxia?

Starlin se muestra en su salsa con esta aventura aunque algo más comedido de lo habitual en cuanto a sus reflexiones filosófocias y existencialistas. Sin poder contar con sus personajes fetiche de Marvel, Starlin encuentra al sustituto perfecto en Darkseid del que ofrece una de las mejores versiones que se han hecho del personaje, mostrándolo frío y calculador a la vez que amenzador y letal. La historia contiene todos los elementos habituales de las obras cósmicas de Starlin con entidades cósmicas de gran poder, amenazas de escala galáctica, personajes atormentados por su responsabilidad y dimensiones paralelas así como muchos de sus recursos estéticos habituales con tronos voladores, combates cuerpo a cuerpo antes que batallas de naves espaciales y grandes descargas de energía.

Starlin juega bien sus cartas y ofrece un relato entretenido y bien escrito donde algunos personajes aparentemente secundarios consiguen papeles importantes en el drama como es el caso de John Stewart o Etrigan y su huesped humano. Como es lógico, Batman, un viejo conocido del autor, también tiene un papel importante, siendo Superman el personaje más infrautilizado. Starlin consigue grandes y emotivos momentos como el del fracaso del Green Latern al detener al avatar de la antivida o el encuentro entre Etrigan y Jason Blood.

En el apartado gráfico tenemos a un espléndido Mike Mignola aun en proceso de evolución de su arte pero ya a un nivel extraordinario, donde la influencia de Kirby aun se deja notar pero donde ya se aprecia ese estilo tan personal y esa maestría en el uso de la tinta para conseguir efectos dramáticos. Mignola se encarga de la miniserie completa y brilla tanto en las escenas de acción como en la recreación de los mundos alienígenas, demostrando ser una excelente elección para encargarse de una aventura con un profundo sabor al Jack Kirby que ideó a buena parte de los personajes que aparecen en ella.

Una obra muy entretenida y bien elaborada que hará las delicias de los aficionados a las aventuras cósmicas, sean o no seguidores del Universo DC, y que, aunque sólo sea por el dibujo, merece la pena darle una oportunidad.

lunes, 22 de junio de 2015

The Woods 1. La flecha

Una nueva editorial, Medusa Cómics, ha comenzado su andadura en el competitivo y saturado mercado español con un título del catálogo de la editorial independiente Boom! Studios. Se trata de The Woods, obra de James Tynion IV que abandona compagina su trabajo en DC con esta serie de fantasía y supervivencia.


La serie parte de una premisa conocida pero no por ello menos interesante: un buen día un colegio de un publo cualquiera de los USA es trasladado misteriosamente a un planeta alienígena sin que los ocupantes del mismo tengan la menor idea de lo que ha pasado ni de los peligros que les acechan. Una vez allí tendrán que organizarse para sobrevivir, estableciendose varios grupos de alumnos y profesores, incluido un grupo de alumnos que decide abandonar el instituto e internarse en el bosque siguiendo un misterioso artefacto alienígena. Sin duda no se trata de un argumento original puesto que ya hay un manga clásico, Instituto a la deriva, que tiene un punto de partida muy similar, y la serie sigue un esquema tan manido como el usado en la seminal Lost. De todas formas, se trata de un punto de partida que muy eficaz cuya validez depende de lo atractivo que sea el escenario planteado para la acción y, sobre todo, como se desarrolla la trama para evitar lugares comunes y mantener el interés del lector.

En este caso no se puede decir que Tynion haya tenido éxito al completo puesto que su historia tiene tantos aciertos como fallos. En la parte buena tenemos el excelente ritmo que imprime Tynion a la historia haciendo arrancar la acción muy pronto y mantienendo la tensión en todo momento con enfrentamientos entre los protagonistas o encuentros con los monstruos que habitan los bosques que dan título a la obra. En la parte negativa, la rapidez con la que da inicio la acción impide presentar a los protagonistas como es debido por lo que el guionista tira de tópicos para establecer el reparto inicial del relato. Además, la necesidad que parece tener el escritor de que pasen cosas constantemente hace que la evolución de los acontecimientos y de algunos personajes sea rápida y atropellada sin apenas justificación. En este sentido, lo que pasa con el grupo que se queda en el instituto, que a priori podría dar mucho juego, acaba siendo la parte más floja del relato, mientras que la parte que sigue al grupo que abandona el colegio, resulta en un survival entretenido.

El trabajo del dibujante Michael Dialynas tampoco acaba de ayudar al relato ya que su estilo resulta demasiado justo en algunos momentos. Su parte más destacada es la representación de las criaturas temibles que pueblas los bosques que se dedican a acechar y cazar a los protagonistas. El resto se queda en un trabajo cumplidor pero sin alardes.

Habrá que ver como hace evolucionar la historia Tynion IV para saber si estamos ante un título fallido o no ya que este primer tomo no acaba de cumplir con las espectactivas quedándose con una premisa con potencial desarrollada con cierta precipitación y torpeza.